A MODO DE CONCLUSIÓN

Las TIC, desde el punto de vista curricular y organizativo, podrán contribuir a establecer nexos de conexión entre la escuela y su entorno social inmediato y más amplio. No obstante, cabe considerar que las decisiones que se adopten a nivel organizativo y profesional van a determinar en gran medida la eficacia de las escuelas.

De igual manera es necesario que las cuestiones relacionadas con las TIC pasen a formar parte de los debates y propuestas que surgen en los centros educativos, de su cultura, sin centrarse exclusivamente en conocer cual es el mejor o peor material para responder a determinados objetivos educativos. Conviene entonces prever determinados aspectos tales como formación del profesorado, disposición de tiempo y de medios para que los profesores puedan proceder a elaborar sus propias propuestas relacionadas con el desarrollo de las TIC, etc.

Pero llevar todo esto a cabo, supone cambios ideológicos y metodológicos en el ámbito educativo, tanto por parte de las administraciones educativas como de los profesores, ya que no basta con saber utilizar los ordenadores, o tener una idea de informática, sino que es necesario saber cuándo es adecuada una función u otra en el contexto educativo y como integrar los medios informáticos y otros recursos tecnológicos en el currículum, es decir, se hace necesaria también una formación didáctica.

Por otro lado, la responsabilidad de educar y de trabajar con las TIC en el proceso educativo es ante todo una responsabilidad compartida, no siendo cuestión solamente de un profesor sino que debe ser atendida por el conjunto de la comunidad educativa: director/ directora, profesores de informáticas, profesores de cada ciclo, etc.

Es preciso tener en cuenta que el equipo directivo, y el director en este caso, es generalmente quien asume la autoridad del centro, quien se constituye en el canal de negociación con las instituciones del exterior y quien puede asumir la responsabilidad de iniciar trabajos de investigación en el propio centro, de fomentar el uso mas a menudo de la sala de ordenadores, de prestar a cada unos de los alumnos/as de cursos superiores portátiles para que puedan enriquecer su conocimiento informático día a día etc.

En definitiva, hay que intentar que la incorporación de las TIC a las escuelas vaya acompañada de opciones organizativas mucho más eficaces, que se adecuen a los cambios que la sociedad está demandando; para ello es necesario tener una formación adecuada y los medios necesarios, que son dos factores que deben ir acompañados en todo momento.